viernes, 9 de abril de 2010

SE DERRITEN LAS NIEVES INVERNALES

Después de dos años de semanas santas un poco escasas y supeditadas a un bebé he vuelto a disfrutar de todo lo que en mi despiertan estos días, es como si la semana santa fuera mi primavera particular que deshiela las nieves del invierno y hace brotar las primeras flores en mi interior.

Semana de amigos sentados a una mesa o esperando juntos el paso de una cofradía, semana de reencuentros con ojos perdidos y miradas ocultas tras capirotes, semana de paz interior y de retomar asuntos conmigo misma que había aparcado, semana de calle y luz, semana de noche y cirio, semana de emociones y ojos abiertos y sorprendidos, semana de caramelos y estampitas, semana de estrenos y esperanzas, semana de momentos íntimos vividos tras el visor de mi cámara, silencios que retumban en el estómago, semana de olores que evocan tiempos pasados...porque la Semana Santa y yo ya tenemos un pasado...


En estos días hago las paces conmigo misma e intento volver a empezar procurando ser un poquito mejor cada día, aunque todo sea difícil y halla momentos que parece que todo el camino es cuesta arriba ahora puedo volver a mirar con optimismo y pensar que ya está mas cerca el momento de volver a encontrarme en el fondo de los ojos de mi Macarena...

1 comentario:

Manolo dijo...

Quisiera sentir esas cosas que dices, quisiera ver con tus ojos, aunque a veces lo consigues con tus fotos, pero sobre todo quisiera querer como tu quieres a la vida y a los que te rodean.