miércoles, 6 de octubre de 2010

MI VIRLANDA


Viajar es una de las cosas que mas me gusta y desde hace dos años es lo que menos hago. Quizás por eso me ha gustado tanto el libro "Por el oeste del Irlanda" porque cada vez que abría sus páginas volaba con pies ligeros y alas de cera y plumas sobre los océanos para aterrizar en las escarpadas costas irlandesas.
He saboreado cada paso que León Lasa ha dado por la isla esmeralda, y mientras leía sus descripciones y reflexiones, mi mundo se cubría con la bruma y la luz del sol se filtraba suavemente por la ventana y llenaba mi casa de luz irlandesa. Lo imaginaba caminando por las regiones mas occidentales de Europa y a cada paso suyo sentía como pesaba en mi espalda su mochila llena de conversaciones y de imágenes irrepetibles. Su viaje es el viaje de mis sueños, incluso a veces pienso que ese viaje es la vida de mis sueños. Son sueños y en los sueños todo es perfecto y así quiero que sea, siempre bucólico y sublime, como me gusta imaginar la vida.
Me gusta hacer cosas que la vida cotidiana no nos permite, o por lo menos la mía no me lo permite, y por eso imagino que las hago y eso me hace sentir feliz. Imagino que paseo por frondosos bosques de los que no hay en esta parte meridional del viejo continente, cuando necesito un respiro me siento al borde de los Acantilados de Moher y dejo colgar mis pies en el vacío hasta que mi cuerpo se relaja y la mente se llena de inmensidad, abro un libro y me sumerjo en la lectura sentada en las ruinas de alguna abadía pero lo que mas me gusta es cojer mi cámara y vagar por pueblos y parajes buscando la vida que me gusta reflejar...y todos estos momentos de relax que mi mente necesita son siempre en Irlanda, en la Irlanda que conozco, en la que imagino y en la que deseo...por lo que muchas veces Irlanda se convierte en Virlanda, mi paraiso perfecto.
En virlanda hay una casita con paredes color lavanda, un gran salón con chimenea, una alfombra de mullida lana blanca cubre el suelo y en ella mis hijos juegan, saltan y cantan, una esquina es mi espacio, lleno de libros, allí está mi biblioteca irlandesa, la que empecé a catalogar hace unos meses, y un gran sillón con mullidos cojines, junto a él una mesita con la tetera y mi taza de te. Los muebles son blancos y las grandes cristaleras dejan entrar la luz a raudales. Cuando me asomo a la ventana norte veo un bosque de abedules y rododendros y en las del lado sur el océano. En las paredes cuelgan mis fotos en diferentes tamaños, formatos y soportes, fotos de nuestros viajes, de loss paisajes que amamos, de mis visiones del mundo y en el estudio las mejores fotos del concierto que nos hizo volar...

2 comentarios:

Innisfree dijo...

Precioso, Virginia. Cada uno tiene su paraíso en el que refugiarse. Y muchos lo tenemos ubicado entre los paisajes mágicos de Irlanda. Tu Virlanda, mi Innisfree... la de todos y todas. Disfrútalo. ;)
Sláinte!

Chesús

VIR dijo...

Gracias Chesús!
intento disfrutar de la vida y del mundo que creo a mi alrededor.es lo bueno de la imaginación, que nos permite viajar a Irlanda cada vez que deseemos!
Sláinte!